“Lo que más me interesó de esta obra es la mirada de Alejandro Moreno  sobre lo que ocurrió durante la dictadura. El autor, nortino, vivió de cerca la actividad de las mujeres que defendían a ultranza al general. Lo que él logra por medio de las palabras es  quitar una capa y dejar la herida expuesta para poder observar con bastante brutalidad lo acontecido, pero esa brutalidad en este caso muy saludable y genera no sólo incomodidad, sino también un cuestionamiento importante. Es fundamental que las nuevas generaciones conozcan a través del teatro qué fue lo que ocurrió durante el período de Pinochet. En ese sentido “La Amante Fascista” en un aporte concreto desde las artes a nuestra propia historia política”.
Víctor Carrasco, Director de “La Amante Fascista”

Escriba un Comentario

Su mensaje

Quien es usted?

Seguridad *